Programa 28. Carmen Jaime. Y la libertad

Estándar

Los Locos se reinventa para tender sus manos más allá de la palabra, hacia los acordes únicos, hacia la pintura capaz de hablar a la razón y a la emoción al tiempo, preguntarnos por qué ese puente o ese edificio detiene nuestra marcha para que lo observemos con detenimiento, tanto arte, lo queremos dentro, cuanto menos, indagarlo.

La cosa, como todo lo bueno, ha surgido espontáneamente. Después de la entrevista al poeta Tomeu Ripoll en la sesión de octubre, de la que no consta rastro alguno, ni digital ni magnético, nos  atrevemos este mes a entrevistar a una mística cantante del más allá. Más allá de la técnica, Carmen Jaime se introduce en la sinrazón de la mirada oculta, aquella que es capaz de  ver, con los ojos, la sospecha trémula que se alberga en nuestro pecho y cantarla.

.
.

Marcela Ballester

.
los sueños caen como lluvia en medio de un desierto de soles
girando enloquecidos de ser
y no hay ciudades alrededor ni pájaros en sus nidos
todo voló como metralla de gritos
¿y adónde voy tan sola esta noche?
mis amigos desaparecen como humo cerrado
y es el fin
llueve, llueve en el desierto
por fin  llueve
ellos dan vueltas como astros de luz fugaz
efímeros en sus almas capaz de ver el infinito
la escalera dio sus pasos hacia atras
en espirales concéntricas
y la ciudad no existe mientras escribo
siempre el aire por sustento
en el grito del amanecer
el grito es la furia
la esperanza camina del brazo del miedo
y cae la lluvia en el desierto
cae cae
cae
por fin cae la lluvia en el desierto
no soy feliz lo sé
los pájaros se derriten en el olvido
y hay tanto por hacer en esta noche sin tiempo
mientras cae cae la lluvia
y no sé si es real
o solo espejismo en el desierto
la ciudad se perdió en los ojos de los ahogados
¿qué hacían cuando buscaban el mar?
y ahora son espectros acunados por las algas
cae cae lluvia en el desierto
por fin
y las esquinas de arena son apenas reminiscencias
y el viento me lleva, me recorre, mientras las miradas aúllan
y nada era cierto cuando el tiempo se quedó en tus bolsillos
y por fin cae, cae lluvia en el desierto

cae, cae…

.

.

Luis oroz. Los dueños de la voz

.

De tanto suponer se han extendido las verdades a medias,

el espacio que habitan las canciones se ha llenado de cuerpos

que tal vez tienen corazón de música.

   -Sígueme con los ojos,

la tierra prometida nos espera detrás de las palabras.

  No importa en qué secreto se rindieron los dueños de la voz,

en qué parte del viento se derrumban las sílabas

cuando construyen pájaros

que vuelan del amor al infinito,

quién está junto a ti cuando te quedas

 completamente solo,

cómo expide la luz un pasaporte

o en qué curva del día se pararon las arenas del tiempo.

  Lo cierto es que el pasado se desliza bajo los altavoces,

igual que de la pena se descuelga la araña venenosa de la soledad.

     Ha parado la música,

 y supongo que Rick Astley es Dios

 mientras separo el mar entre los labios,

para que cruces tú,

                               perseguida y Hebrea,

arrastrando el coral de mi cerveza.

.

,

Cadáver  d e l i c i o s o

.

En los Locos de la Luna estimulamos la procamación de la opinión popular, de una manera poética, claro. Fernando García propone escribir deseos para expresar antes de que se acabe el mundo. Esto es lo que opina nuestro público:

.

Salvar: a mi familia.

Conservar: la amistad y el amor con mis amigos.

Salvar: la vida.

Conservar: la libertad.

Salvar a los que quiero.

Conservar la ilusión.

El fin último del día a día infantil, que no es más que la DIVERSIÓN,

nosotros, nosotros, yo, tú, el, ella,

la vida

Libros, música y algunas películas

¡Yo salvaría la libertad!

a la gente que quiero

Salvaría la vida, la pasión, la música, los libros, animales, las flores, en fin, el disfrute de la vida, un amanecer, el atardecer…

.

Fernando García

.

La libertad es como uno de esos productos que has comprado en la teletienda, que una vez que lo tienes, no sabes que leches hacer con él.
La libertad, como la felicidad, es un concepto tan amplio como vacío, que lo mismo te sirve para un anuncio de teléfonos móviles con vibrador incorporado como uno de tampones con vibrador incorporado.
La libertad real es tan natural como el aire que respiramos, por ese motivo sólo la echamos en falta cuando nos privan de ella. Libertad es, simplemente, no estar en la cárcel, a no ser, claro, que vivas en Cuba o Corea del Norte. En tal caso, estar en la cárcel se convierte en una redundancia.
Ser libre se identifica con vivir sin limitaciones. Si le preguntas a un alumno de la ESO que te defina qué es ser libre, no te soltará un discurso idealista en plan Martin Luther King. No, te dirá que ser libre es poder follar con quien quiera, tener pasta para comprar lo que quiera, no tener que ir al colegio y fumar los petas que le de la gana. En resumen, pretenden ser como sus mayores, los ni-nis, que ni estudian ni trabajan, pero eso sí, con pasta en el bolsillo.
Si hay algún país que ama la libertad por encima de cualquier otro, ese país es España. Me explico. La palabra inglesa “free” significa tanto “libre” como “gratis”, y en España amamos todo lo que sea gratuito.
Recuerdo mis años de universitario en los que no existía internet y, mucho menos, las descargas gratuitas. Un día vi un tumulto en la ciudad universitaria y me acerqué para ver lo que sucedía. El resultado de mi curiosidad no pudo ser más descorazonador: resulta que había unos testículos de Jehová regalando versiones de sus biblias testiculares y la gente se había vuelto loca para lograr una. Y os aseguro que los que se peleaban por conseguirlas no tenían demasiado aspecto de coleccionar biblias en sus ratos libres.
La libertad es un concepto muy bonito, pero difícil de llevar a la práctica. Es por eso por lo que creo que tiene tanto éxito el matrimonio: la gente prefiere follar dos veces al año y pasar la nochebuena con su suegra antes de asumir la libertad.
Los moralistas son muy razonables cuando nos dicen que no hay que confundir la libertad con el libertinaje. Desde luego que no, la libertad es un coñazo y el libertinaje mola. En resumen, ser una persona libre es complicado y conlleva demasiadas responsabilidades, así que casi que prefiero hacer lo que me salga de la polla.

.

.

Darío Senda. Aire

.

Libre es quien ofrece su disculpa

cuando conoce haber errado.

Libre es aquel que decide

por él mismo, no por encargo.

Libre es quien sincero ama

sin pretender amor a cambio.

Libre es aquel que traza un sentir

evitando cualquier atajo.

Libre es quien llora abiertamente

a la alegría y al desengaño.

Libre es aquel que aprende

de sus errores… de sus fracasos.

Libre es quien siempre camina

junto a la verdad de la mano.

Libre es aquel que respeta

la libertad con pasión y sin dudarlo.

.

Noemí Ribas. Contra hielo

.

Entre manos de papel de seda

descuido el decoro que me adorna

y me dejo mecer indolente

surcando los ociosos momentos.

Navegando dentro de la estela,

las líneas rectiformes del mundo,

del tráfico frenético informe

de las criaturas que me rodean,

piezas del ajedrez particular

donde se distribuye mi vida,

mismamente soy mi propio avatar.

Sus movimientos y jerarquía,

sin secretos pero sin motivos

y la dirección que los maneja

sólo un demonio jeroglífico

expendiendo faustas consecuencias.

El aliento me lleva consigo,

de blanco a negro, falaz, irreal,

albedrío informe y delicado,

degustación de elixir prohibido.

Con el paladar desierto en grava

sobrellevo esta quietud diurna

y me dejo llevar inconsciente

escanciando la savia del día.

.

.

Cristina Moscoso. Nosotros y el almanaque

.

Las hojas del almanaque

caen en silencio arrastrando

pozos de creencias cotidianas,

rumbos secretos exiliados.

Arrugadas, algo amarillentas,

desterradas a los fondos

de frágiles papeleras,

sorben lágrimas de tinta

vencidas por el destino,

ignorando que sostienen

la miel de los recuerdos.

Vulnerables como el papel de fumar,

testigos de nuestras paradojas,

aceptan resignadas su destino.

Mientras nosotros,

supervivientes de hogares y hogeras,

seguimos limpiando tristezas,

coleccionando presentes

con que colorear el telón de fondo de

de tantos días deshabitados.

.

.

Enrique Urbano. A quien quiera que seáis vos

.

Salgo de la casapuerta,

puerta que da al alba,

alba que da a la calle.

 .

Calle hasta la plaza,

plaza hogar de reina,

reina de las libertades.

.

Permítanme que invente,

que imagine, piense y cree,

algún lugar sobre el mar,

dónde perdernos tú y yo

a charlar de la libertad.

.

¿Habrá fruta sin árbol,

o hermana sin hermano,

de unión más libertina

que la del poeta

y su hija, Poesía?

.

Aquí soy libre.

Aquí el cuerdo calla

y el lunático escribe.

.

Esta mañana salí al balcón,

eché los tiestos florecidos

sobre la cabeza del cartero.

.

Suena y resuena el timbre,

las paredes son de mimbre,

llama al primero, cabrón.

 .

En el espejo, hoy no me afeito,

que huya la vieja del tercero

al verme salir del ascensor.

.

En cama queda el Sol

sobre sus piernas,

que me consumen.

 .

Del canal, un olor sube,

entra por la ventana,

son las nubes y el pan.

.

Me quito y pongo la chaqueta,

bajo cantando por la escalera,

hasta la muchedumbre.

 .

A sotavento vengo,

a barlovento soy,

hoy, como mañana,

voy adónde quiero

sin saber adónde voy.

.

Carmen Jaime se arranca un tango con César Ribba

.

.

La entrevista a Carmen

.

 

.

.

Addenda

..

René Marqués

rene marques

La Sala, de En una Ciudad Llamada San Juan

Con lo mucho que cuesta la libertad, y lo mucho que duele no tenerla, y lo mucho que se arriesga defenderla, y lo poco que la aprecian los hombres sin espíritu, que son la mayoría, los que proclaman la igualdad del hombre y matan su libertad…Porque la libertad no la piden los pueblos, sino los hombres, aunque no tengan su día libre, ni muchos días, sino diez años en prisión…Y es preciso repetirlo tanto, mil veces quizás, porque la realidad se escapa siempre, y hay que apresarla, violentarla, para que se entregue toda y no se finja sueño, o quimera, o ardid de un mago infernal…Con qué facilidad se agotan las palabras.Y cuánto desamparo en los silencios que nada tienen que expresar.

.

René Descartes

descartes

Meditaciones metafísicas

Pensaré que el cielo, el aire, la tierra, los colores, las figuras, los sonidos y las demás cosas exteriores, no son sino ilusiones y ensueños, de los que él se sirve para atrapar mi credulidad. Me consideraré a mí mismo como sin manos, sin ojos, sin carne, ni sangre, sin sentido alguno, y creyendo falsamente que tengo todo eso. Permaneceré obstinadamente fijo en ese pensamiento, y, si, por dicho medio, no me es posible llegar al conocimiento de alguna verdad, al menos está en mi mano suspender el juicio. Por ello, tendré sumo cuidado en no dar crédito a ninguna falsedad, y dispondré tan bien mi espíritu contra las malas artes de ese gran engañador que, por muy poderoso y astuto que sea, nunca podrá imponerme nada. Pero un designio tal es arduo y penoso, y cierta desidia me arrastra insensiblemente hacia mi manera ordinaria de vivir; y, como un esclavo que goza en sueños de una libertad imaginaria, en cuanto empieza a sospechar que su libertad no es sino un sueño, teme despertar y conspira con esas gratas ilusiones para gozar más largamente de su engaño, así yo recaigo insensiblemente en mis antiguas opiniones, y temo salir de mi modorra, por miedo a que las trabajosas vigilias que habrían de suceder a la tranquilidad de mi reposo, en vez de procurarme alguna luz para conocer la verdad, no sean bastantes a iluminar por entero las tinieblas de las dificultades que acabo de promover.

.

Gilles Deleuze

Gilles Deleuze

La lógica del sentido

Y, ¿cómo no sentir que nuestra libertad y nuestra efectividad encuentran su lugar, no en lo universal divino ni en la personalidad humana, sino en estas singularidades que son más nuestras que nosotros mismos, más divinas que los dioses, que animan en lo concreto el poema y el aforismo, la revolución permanente y la acción parcial?

.

Natalia Lafourcade

Hu Hu Hu (2009)

Dicen que los músicos siempre buscan esa codiciada libertad creativa que los sellos discográficos les dificultan, siempre con la excusa de que lo más importante es la reiterada y supuesta comercialidad. La mexicana Natalia Lafourcade ha creído en sí misma, y por eso es libre como un tigre (aludiendo al diseño artístico de su último disco) para componer pop verdaderamente orgánico, casi como un juego y casi como un cuento mágico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s