Lo has hecho a propósito, ¿verdad?

Estándar

Claro, tú leiste este poema-invitación, y has querido hacernos crecer el deseo…

Deseo

Agazapado entre tus muslos

tu sexo grita furia

cuando me acerco a ti

y no te toco

cuando te susurro palabras lubricadas embelesadas afrutadas

y no te beso.

Gritas,

¡más!

y yo no te oigo.

.

¡Pues lo has conseguido!

Te cito, y no vienes.

.

Nos reuniremos de nuevo el miércoles 20,

a las 20 h, en librería Literanta.

Esta vez, ¿qué vas a hacer?

.

 .

Mundo oh mundo

.

Me han despertado las noticias

quiero saber

desfalcos, torturas, abusos.

Mientras, afuera es primavera, casi verano.

.

En la radio han puesto las mismas canciones que ayer

y en la piscina, la monitora del aquagym nos ha enchufado ritmos maquinales.

En la oficina he llegado casi ajustado, con la sensibilidad soterrada,

las emociones cubiertas con sucedáneos que todavía recampanean en mi mente.

Mientras, afuera es primavera, casi verano.

.

Todos hablan del partido de fútbol de anoche.

Ayer también hablaban del partido de fútbol de anoche

España, el país, entero, unido, alegre,

nuestros guapos con sus robustas piernas y su inteligencia matemática para sumar

goles (no “soles”, ¡goles!), ¡goles!

el grito unánime, ¡gol, gol, gol, gol!, o cuatro gritos sin más,

una sílaba.

Esta mañana todos hablan del partido. Y sonríen. Y sueñan con el cuatro.

Desfalcos, abusos, torturas…

Pero yo no,

yo, tengo cuatro deditos en mi mano, ¿los ves?, yo soy feliz.

.

Esta mañana el cardenal anuncia que va a meter al país en la religión,

nos estrecharemos el cinturón al unísono, en nombre de Dios.

Mientras, afuera es primavera, casi verano.

.

Ya pronto no acudirá nadie a los actos poéticos.

Por ejemplo anoche,

la librería quedó a oscuras. Vacía.

Mientras, afuera es primavera, casi verano.

Me voy afuera

primavera, casi verano.

¿Vienes conmigo?

Anuncios

Un comentario »

  1. Contigo estoy en el aire del pensamiento que, instalado hace tiempo, se acercó, la voz conocida susurra en los momentos que necesito respirar hondo; donde la realidad no me gusta, tú transformas el agua que me acaricia, me regalas todo sin pedir nada…
    Hasta las gallinas son tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s