Programa 22. La mentira

Estándar

Vídeo resumen del programa

.

.

¿Cuánto se tarda en decir una verdad? El que habla mucho, necesariamente, miente.

Las verdades son breves, las mentiras largas y enrevesadas.

.

.

Marcela Ballester. Te mentí

.

te mentí nunca te quise

te mentí

mi cuerpo ajeno torrente de plumas

en busca de cobijo

nunca fue tuyo

te mentí

no fueron mis palabras

más que huecos

en donde se escondían las ranas

te mentí nunca te quise

te mentí

mi alma en callejones sin salida

nunca encontró a tu alma

ni mis ojos deslumbrados

vieron jamás tu sangre

después de la batalla

miénteme

susurra mentiras en mis oídos

dime palabras suaves

en la noche de la ferocidad

mentí sobre mi paradero

mis señas fueron trucadas

mi paraíso

apenas un desierto

miénteme

susurra mentiras entre susurros

hazme el amor salvajemente y tierno

dime que me amas en esta noche

que no termina nunca

miénteme por favor

miénteme en el desfiladero

dime que no quisiste que cayera

dime que hubieras construido puentes

solo para alcanzarme

mentime como nadie

exageradamente

en lo imposible.

.

Mentira de amor

.

.

Se cuece a fuego lento, el sexo puede rebajar los síntomas… pero tarde o temprano comprendemos que no podemos vivir de sobras.

.

Carlos Herrera

.

Si la verdad se convierte en una mentira,

si se vuelve dolor, tristeza y angustia la “dicha” aviesa,

si se vuelve alegría la tristeza…

Con sus falsas promesas, ¿cuándo expira?

.

No olvidemos jamás que las mentiras

son solo la fugaz premisa

del ojo y del cristal

con que se miran.

Por ello hay que vivir con alegría

cuando más nos consuma la tristeza,

que convirtiendo la tristeza en alegría

por siempre será la dicha inmensa.

.

Si la virtud a la cual en vano aspiras

mi vida frustra tu habitual promesa,

si tu corazón de odio o de amor te pesa

y al helarse, acero frío, aún suspira.

.

Si no puedes enmendar el dolor que te produje,

si no puedes aceptar que siempre te he amado

a pesar de mis pecados.

Te recuerdo que aun así no podrás eximirme

del cariño y el amor con que te he colmado.

.

Si aun así persistes en tu empeño,

no te culpo,

será porque los dioses me han herido

con la inocencia de tu amor

y me castigan por amarte y haberte conocido…

.

Y aun así, señalado por los dioses,

nada podrá impedirme,

ni el dolor que me causa tu silencio,

que te ame por siempre hasta la muerte.

.

Ángel-a

.

La tarea de mirarse en el espejo. Y no mentirse.

.

.

Xisco Fuster. Borra sus pisadas con la cola

.

Ella me dijo que las nubes nacían del suelo, y yo le contesté que sí.

Me dijo que deseamos siempre lo que no queremos, y yo le pregunté cómo es posible desear algo que no quieres. (Por la publicidad, me contestó.)

Me dijo que si pintaba de verde una ballena rosa acabaría viéndola rosa. … ¡Claro, le dije, siempre y cuando la ballena esté viva mientras la pinto!

Me dijo que la luz podía meterse en botellas. Y yo me bebí una.

Me preguntó si yo estaba loco. Le contesté que dependía de ella.

Me dijo que yo era tonto. Le dije que sí.

Ella rió.

Me dijo que yo no podría doblar un folio siete veces por mucho que lo intentara.

¿Para qué quiero doblar tantas veces un folio?

.

Le contesté que podría besarla siete veces sin tocar sus labios.

.

Peces. Y por el monte las sardinas…

.

.

La poesía es verdad. Emilio Celso Ferreiro

.

Uno busca la verdad

por todos los caminos, bajo las piedras,

en las raíces oscuras de las miradas,

más allá de las espumas y de los crepúsculos.

 

Busco la verdad en ti, recia poesía

de los hombres que trabajan,

tacto real de las cosas

que están y son, aunque nadie las vea.

Hombre total,

que vas y vienes sin sombra por las calles

y tienes tu verdad en las cimas

del mundo, en lo profundo de la historia,

en la experiencia de un día cualquiera,

y no ves los pájaros ni las nubes

ni las remotas manos del viento suave

que acarician al mundo desde siempre.

Investiga la verdad de tu tiempo

y encontrarás tu poesía.

.

Por fuera y por dentro

.

.

Fernando García es nuestro hombre satírico

.

Las mentiras están mal vistas, pero no dejan de ser un mal menor. Lo ideal sería usarlas

en pequeñas dosis. El problema se plantea ante quien miente de manera sistemática. El

ejemplo más claro lo tenemos con los políticos. La mentira es al político lo que el hueso al

perro. Lo podrá llevar en la boca o enterrarlo, pero nunca se deshace de él.

Supongo que habréis conocido a idiotas que confiesan con gran orgullo que saben mentir

muy bien. Posiblemente es ese el único momento en el que hayan pecado de sinceridad.

Fuera de los políticos y los idiotas, el resto de personas mentimos con alguna frecuencia o

con bastante frecuencia. Si hacemos una tipología rápida tenemos las mentiras piadosas.

La típica mentira piadosa se produce cuando tu compañero de trabajo viene enseñándote

en su móvil la foto de su hijo recién nacido que parece un garbanzo en remojo, y no te

queda más remedio que decir que ese niño con cara de alienígena cubierto con polvos de

talco es guapo.

Existe también la mentira táctica. Es la que se usa en el trabajo para colgarle a un

compañero un trabajo que no quiere nadie. Se le dice a ese compañero que es la persona

ideal para realizar esa tarea. Es una trampa que se tiende con frecuencia a los becarios y

que ejecutó muy eficazmente Bill Clinton con su becaria Monica Lewinsky.

Existen las mentiras lucrativas, que sirven para sacarnos los cuartos. Los anuncios de

compresas con alas son un engaño para ingenuas muchachas en flor que creen que

calzarse una compresa es lo más parecido a un orgasmo que podrán experimentar.

Existen los más ingenuos, que son los que sin tener muchas luces se mienten a sí

mismos. Los perroflautas y melendis se engañan cuando se autodenominan idealistas,

porque lo que realmente buscan es poder fumar maría sin tener que hacer muchas más

cosas.

El campo de batalla ideal de la mentira se produce en las relaciones de pareja. En

ocasiones buscamos que nos mientan, tenemos la mítica escena de la película Johnny

Guitar en la que el protagonista dice “miénteme, dime que me amas”. También podemos

recordar la frase que pronunció la Novia de Pinocho mientras se hacían un 69:

“¡Miénteme Pinocho, miénteme!

Pero en la mayoría de las ocasiones mentimos a la pareja por necesidad. Los hombres

mentimos con más frecuencia, pero se debe más a la tenacidad de las mujeres por

pillarnos que por la vocación de mentir. Si tu novia llega borracha a casa a las cinco de la

mañana y sin ropa interior, y te dice que ha estado trabajando, la reacción normal del

hombre es creerla aunque trabaje de cajera en el Mercadona y no en una barra

americana.

En el caso inverso…, amigos míos, las cosas no son tan sencillas. Las mujeres se

convierten en un pitbull que te agarra de la mentira como si fueran tus partes nobles y no

las sueltan hasta que pides clemencia con voz de niño cantor. Con las mujeres, la típica

bola se va complicando y se convierte en una bola de nieve. Recuerdo una despedida de

soltero a la que tuve el privilegio de asistir. El momento culminante consistía en que una

bella señorita se quitaba la ropa y se restregaba ante el homenajeado que, por cierto, iba

disfrazado de Bob Esponja. El caso es que mi amigo Bob quiso negar ante su novia la

presencia de la bella señorita, pero montó tal embrollo para negar la principal, que aquello

acabó pareciendo un guión de Almodóvar con guardias civiles cantando coplas, monjas

transexuales y señoras de Albacete adictas al crack.

Las mentiras en pareja resultan necesarias en muchas ocasiones. Es ese momento de

bonito noviazgo en que todo es maravilloso y te comes sin rechistar las albóndigas que ha

cocinado tu suegra. Y no sólo eso, aunque te mueras de las arcadas, afirmas con toda

convicción que repetirás. Pero la verdad no siempre llega en el momento más oportuno.

Así, en las discusiones de pareja, uno de los momentos más violentos se produce cuando

sueltas “por cierto, que sepas que las albóndigas de tu madre son una puta mierda”.

La verdad tiene un gran prestigio, pero sin necesidad de mentiras, a veces es razonable

vivir en ese limbo en el que la verdad no existe y la mentira no es necesaria. Como dice la

conocida frase que se puede aplicar a tantos aspectos de la vida: “con las leyes pasa

como con las salchichas: es mejor no ver cómo se hacen”.

.

 

.

La guarra era yo

.

.

Darío Senda. Otoño

.

La verdad que más me estremece en vida,

es la que procura la blanca muerte,

porque en el cielo guarda el alma inerte

de la lejana estrella más sentida.

.

La mentira que más teme mi herida

es la que espera de nuevo tenerte,

pues su sueño sobre mi cuerpo vierte

amarga miel y esperanza fingida.

.

Pero en la realidad de la armonía,

se eleva el amplio puño de dolor

que por tu ausencia golpea noche y día.

.

Y mi luz miente al desear tu calor,

ya que, aunque te quiere hasta la agonía

vives sin dejar morir su temblor.

.

Carlos Herrera. Mi cabeza pinta canas

.

“En este mundo traidor

nada es verdad ni mentira;

todo es según el color

del cristal con que se mira”.

.

Y a lo largo de la vida

la experiencia me ha dejado

dudas, penas y alegrías.

Y muy pronto he comprendido

que este mundo es un mercado

de mentiras despiadadas

donde se compran honores,

Conciencias y Voluntades.

¿Qué hay Amigos?,

¡es mentira!

¡No hay amigos!

La amistad es ilusión.

¿Cuántas veces encontramos

a lo largo del sendero

su cambiante situación?

Hay Amigos complacientes

si acompaña la fortuna,

y cuando el infortunio abate,

¡qué distantes se mantienen!

No comprenden los muy necios

que la fortuna es un duende

que cuando se acaricia vuela

dejando el alma desnuda.

Es la vida, es su mercado,

es la balanza y la tasa

de todas nuestras acciones,

el peaje que se paga

por los sentimientos humanos:

el amor y la amistad,

El parentesco entre iguales,

la felicidad, la tristeza,

el valor, la cobardía

el odio o la venganza impía.

¿Y qué es el amor?

El amor es una mascara

que nos forjamos a gusto,

con dudas, desasosiego y desconfianza,

delicioso dolor de los sentidos,

aurora inquietante de la vida,

desazón, sobresaltos y vagas esperanzas…

¡Qué deliciosa mentira!

Que todos padecemos gozosos…

Qué triste es vivir soñando

en un mundo que no existe.

¿Qué son la fe y la esperanza?

Mentiras de la existencia.

Verdad, si en algún lugar habitas,

si eres tú quien nos concitas

a contrariar los sentidos,

a vivir mintiendo siempre,

a mantenernos en la lid

de escoger el bien o el mal,

dadnos fuerzas para obrar

y rechazar la mentira

o permitid que vivamos,

sin remordimientos vanos,

Esta mentira infinita…

.

Los libros

.

“Todos son mentira, una manera particular de ver las cosas. La verdad es demasiado gorda para metérnosla dentro de la cabeza; solo podemos meter porciones, pequeñas porciones, y nadie tiene el mismo fragmento de verdad, ninguno es idéntico.”

X F

.

Alejandro Jodorowski, el ego es la mayor mentira

.

.

Marcela. Apolo 11

.

Dicen que encontraron

un ángel en la Luna

era mujer el ángel una mujer ángel

de brillo plateado metálico

200.000 años de antiguedad

de hierro, de propiedades solo existentes

en la luna,

entre piedras resecas del mar de la tranquilidad

ella aguardaba la llegada

de un cometa tal vez

la osadía de un colibrí

sobrevolando la cara oculta

20 centímetros

pequeña figurita

entre escafandras y huellas

de pasos que dan a otros pasos

como hilos que desprende la araña

pulen su superficie

hasta hacerla brillar.

Ella guarda secretos que solo escuchan

los grillos que algún día vivieron

en el mar de la fertilidad.

,

11 de julio de 1969

el hallazgo se envuelve

de voces casi ecos que entran por las orejas

en un lenguaje indescifrable.

,

La mujer ángel de largos cabellos

observa

permanece en silencio

sobrevuela la tierra antes de irse o de llegar

quién sabe

la guardan bajo 7 llaves

,

la vía lactea desaparece

.

Dalí falso

.

.

¿Por qué mentimos? Porque hay demasiadas reglas. ¿Demasiadas? Obvio, si no fueran tantas, no necesitaríamos evadirlas.

.

Cristina Moscoso. Invitación

.

.

Adeus, de Eugenia Andrade

.

.

Es mentira la verdad

,

,

.

Hay mentiras de muchos tipos, la peor es aquella que empapa los ánimos sin que nos demos cuenta, aquella que acude sigilosa y nos mantiene engañados largo tiempo. Nunca es tarde para cambiar, si te das cuenta del error.

X F

.

Los Locos de la Luna es un programa presentado por Xisco Fuster

.

.

Addenda

.

James Jones

La delgada línea roja

Todo es mentira. Todo lo que sentimos, lo que vemos. ¡Cuántas mentiras escupen! Nos quieren muertos o viviendo su mentira. Lo único que puede hacer aquí un hombre es encontrar algo que sea suyo, crear una isla solo para él.

.

Mika Waltari

Sinuhé el egipcio

Todo vuelve a empezar y nada hay nuevo bajo el sol; el hombre no cambia aun cuando cambien sus hábitos y las palabras de su lengua. Los hombres revolotean alrededor de la mentira como las moscas alrededor de un panal de miel, y las palabras del narrador embalsaman, como el incienso, pese a que esté en cuclillas sobre el estiércol en la esquina de la calle; pero los hombres rehuyen la verdad. Yo, Sinuhé, hijo de Senmut, en mis días de vejez y de decepción estoy hastiado de la mentira. Por esto escribo para mí solo lo que he visto con mis propios ojos o comprobado como verdad. En esto me diferencio de cuantos han vivido antes que yo o vivirán después de mí. Porque el hombre que escribe y, más aún, el que hace grabar su nombre y sus actos sobre la piedra, vive con la esperanza de que sus palabras serán leídas y que la posteridad glorificará sus actos y su cordura.

.

Sandor Marai

El último encuentro

Uno acepta el mundo, poco a poco, y muere. Comprende la maravilla y la razón de las acciones humanas. El lenguaje simbólico del inconsciente… porque las personas se comunican por símbolos, ¿te has dado cuenta?, como si hablaran un idioma extraño, chino o algo así, cuando hablan de cosas importantes, como si hablaran un idioma que luego hay que traducir al idioma de la realidad. No saben nada de sí mismas. Sólo hablan de sus deseos, y tratan desesperada e inconscientemente de esconder, de disimular. La vida se vuelve casi interesante cuando ya has aprendido las mentiras de los demás, y empiezas a disfrutar observándolos, viendo que siempre dicen otra cosa de lo que piensan, de lo que quieren en verdad… Sí, un día llega la aceptación de la verdad, y eso significa la vejez y la muerte. Pero entonces tampoco esto duele ya.

.

Miguel de Cervantes

Don Quijote de la Mancha

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén.

.

Jorge Luis Borges

El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.

Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.

Me engañan y yo debo ser la mentira.

Me incendian y yo debo ser el infierno.

Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.

Mi alimento es todas las cosas.

El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.

Debo justificar lo que me hiere.

Soy el poeta.

José Coronel Urtecho

Lo dicho, dicho

Si amarga el dedo sed para mi labio

sufro al tocar tu frío como amigo

si sierpe al corazón la hiel al hígado

no me despeja el cielo y me despeja.

Si colmena en tu rosa era mi nido

y yo de miel en tus venas corría

corro tu vida vivo y muerto muero

mas súbito el abismo amor vacío.

No quiero ser no puedo sola nada

sola te quiero sólo tierra y cielo

sé tú mi cuerpo sólido en tu cuerpo

que abismo me hundo y nada me desdigo.

De presencia absoluta ansia te oprimo

si bajo espera tierra que te caiga

si subo estrella sube que te siga

sea o no sea soy donde te quemo.

Quiero de tu ojo el otro insospechado

que antes que pensamiento es ojo vivo

quiero el eje del mundo en que tú giras

y tu estrella natal sexo de fuego.

No te sospecho más que mi sospecha

porque si eres verdad lo dicho, dicho

la dicha dicha si presente siento

que todo lo demás mentira miento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s