Programa 18: La libertad

Estándar

La poesía es un reducto de locos

La libertad, refrescante, tonificante, gratificante… O quizá no sabemos muy bien qué es. Un equilibrio entre el respeto o la bestialidad de voluntades. Los Locos aprendimos en Sa Foneta, edificio tomado en la plaza España de Palma,  que la libertad va más allá del equilibrio entre los deberes y las obligaciones. No nos reservaron el espacio que se nos había concedido con antelación porque quienes lo empleaban antes habían llegado tarde y, por supuesto acabarían tarde; la pantalla para las proyecciones, que se nos aseguró, nos la retiraron al poco de empezar porque querían proyectar un documental sobre maltrato a los animales en la plaza… ¿Es esta es la libertad que defendéis?, preguntó Xisco Fuster. Sí, contestó Borja, la anarquía consiste en esto, en que si surge un problema nos buscamos la vida para encontrar nuevas soluciones. Sinceramente, qué bonito. Buscarse la vida. Pero, si no nos organizamos, nos peleáremos por estupideces como estas de las que nos quejamos en este escrito. El programa podía haber llegado más lejos, muy lejos. Los Locos observamos la Luna sin sillas, sin pantalla y sin la presencia de aquellos cuya lucha nos había estimulado a cantarle a la libertad, no porque hubiéramos discutido, sino porque no les apeteció venir.

Aquarius es el número musical con que se inicia la película dirigida por Milos Forman “Hair”. Estrenada en 1979, narra las aventuras de un grupo de inconformistas que han tomado Central Park por hogar. El centro de Nueva York.

.

Alexander Blok

Sólo paz y libertad

El poeta se muere cuando comienza a faltarle el aire libre para respirar, porque la vida pierde sentido. Los amables burócratas que observan con indiferencia el dolor del poeta que busca la armonía del alma y del corazón, esa gente merece que se la llame chusma. Y cuídense de no merecer otro apodo.

.

Si pudiera decirte. WC Auden

El tiempo no dirá nada, pero yo te lo dije,

el tiempo solo sabe qué precio debemos pagar;

si pudiera decírtelo, te lo haría saber.

.

Si llorásemos cuando los payasos inician su espectáculo,

si pudiésemos tropezar cuando tocan los músicos,

el tiempo no te dirá nada, pero yo te lo dije.

.

No hay, sin embargo, fortunas que puedan ser narradas,

porque te amo más de lo que te puedo decir,

y si te lo pudiera decir, te lo haría saber.

.

Los vientos deben venir de algún sitio cuando soplan,

han de haber razones por las que las hojas caen;

el tiempo no dirá nada, pero yo te lo dije.

 

Tal vez las rosas, realmente, quieran crecer

la visión trata de permanecer;

si te lo pudiera decir, te lo haría saber.

 

Supón que los leones se levantaran y se van,

y que todas los arroyos y los soldados se desvanecen;

¿El tiempo solo dirá “Ya te lo dije”?

Si te lo pudiera decir, te lo haría saber.

.

Un rey en Nueva York

Cuando en la noche del viernes 5 de agosto el rey Juan Carlos cenaba con las principales autoridades de las Baleares en el Palacio de la Almudaina de Palma de Mallorca, en el exterior, apelotonados junto al ábside de la catedral por deseo de las fuerzas del orden, una treintena de indignados reclamaba… En principio la cosa consistía en hacerle llegar un escrito al Jefe del Estado, pero la precipitación de la decisión, tomada una hora antes en la aasmblea de la plaza Islandia, solo ofreció la posibilidad de preparar una pancarta: “Todos somos SOL”, que pronto fue arrebatada por los agentes de policía, bastante arrogantes algunos de ellos y muy mal educados otros. Los eslóganes vitoreados por los manifestantes, que así los definieron los agentes en cuanto se juntaron más de veinte personas, iban del “Más camas en los hospitales, menos coches oficiales” a aquellos vítores que revelaban la inutilidad al país del servicio de la casa real. La mayoría de ellos no habían nacido en el 23 febrero del año 81.

Charles Chaplin protagoniza esta película, “Un rey en Nueva York”, y nos adelanta el futuro. O nos habla del pasado que se mantiene inalterado.

GERENTE: Tenemos aquí a un verdadero fenómeno infantil, Majestad. Un niño excepcional de 10 años. Es historiador y redactor jefe del diario de la escuela.

REY: Muy interesante.

GERENTE: Le presento, Su Majestad, a Rupert, nuestro joven editor.

REY: Encantado, Rupert.

RUPERT: Lo mismo digo.

REY: Siéntate. Dime, ¿qué estás leyendo?

RUPERT: A Karl Marx.

REY: (Sonriendo) No serás comunista, ¿verdad?

RUPERT: (Serio) ¿Hay que ser comunista para leer a Karl Marx?

GERENTE: ¡Rupert!

REY: Una respuesta razonable. Si no eres comunista entonces, ¿qué eres?

RUPERT: Nada.

REY: ¿Nada?

RUPERT: Odio cualquier forma de poder.

REY: Pero alguien tiene que gobernar.

RUPERT: No me gusta la palabra “gobernar”.

REY: Bueno, si no te gusta la palabra “gobernar”, digamos “mandar”.

RUPERT: El mando del gobierno significa poder político y el poder político es la forma más directa de oprimir al pueblo.

REY: (al gerente) ¿Qué dice usted que escribe en el diario?

GERENTE: El comentario sobre la actualidad. (Unos niños molestan; el gerente se va a retirar). Con su permiso, Majestad.

REY: Pero, mi querido amiguito, la política es necesaria.

RUPERT: La política es un montón de reglas impuestas al pueblo.

REY: En este país las reglas no se imponen, son el deseo de los ciudadanos libres.

RUPERT: Viaje un poco y verá la libertad que tienen.

REY: No me has dejado terminar. Yo…

RUPERT: (Agitado) Todos están atados de pies y manos…

REY: Permíteme que termine…

RUPERT: En un mundo supuestamente libre se violan los derechos de cada ciudadano…

REY: Pero no me dejas…

RUPERT: Se han convertido en esclavos de los déspotas políticos.

REY: (empieza a irritarse) ¿Quieres dejarme mejor que te explique…?

RUPERT: (Ya enojado) ¿Y la libertad de expresión existe?

REY: ¡No, porque tú te quedaste con ella!

RUPERT: ¿Y la libre empresa?

REY: Hablamos de [otra cosa].

RUPERT: Hoy todo está en manos de los monopolios.

REY: ¡De acuerdo! ¡Ahora…!

RUPERT: ¿Puedo competir con los fabricantes de automóviles?

REY: ¡Si me dejas terminar!

RUPERT: ¡Ni soñarlo! ¿Acaso puedo competir con los grandes almacenes?

REY: ¿Te puedes callar?

RUPERT: ¡Ni soñarlo! El monopolio es la amenaza de la libre empresa… y si vuelvo la vista atrás 60 años atrás.

REY: ¿Dónde estabas tú hace 60 años?

RUPERT: Era sólo un chispazo de deseo en la imaginación de mi bisabuela.

REY: Bien, ¿ya terminaste? Entonces déjame decirte una cosa… Déjame decirte que estás muy equivocado. En primer lugar…

Un niño le lanza una cucharada de comida por atrás a su cabeza. El rey se limpia.

REY: En primer lugar… ¡Ahora se me olvidó lo que quería decir!

RUPERT: ¿Y la bomba atómica?

REY: Ah…

RUPERT: Es un crimen que mientras el mundo clama por energía atómica usted quiera fabricar bombas atómicas.

REY: ¿Yo? ¡Pero si yo soy contrario a la bomba atómica!

RUPERT: Usted quiere aniquilar la civilización, borrar todo rastro de vida en este planeta. Aún cree que vive en el siglo XIX.

REY: ¡Tienes que saber que perdí mi trono por negarme a fabricar bombas atómicas!

RUPERT: ¡Usted, los de su clase, creen que la bomba puede resolver sus problemas!

REY: ¡Escúchame, mocoso!

RUPERT: El hombre tiene hoy demasiado poder. El imperio romano se derrumbó con el asesinato de César. ¿Y por qué?

REY: Por…

RUPERT: Por causa del exceso de poder. El feudalismo se esfumó por causa de la revolución francesa, ¿y por qué?

REY: Por…

RUPERT: Por causa del exceso de poder. Y hoy el mundo entero estallará en mil pedazos, ¿por qué?

REY y RUPERT: ¡Por causa del exceso de poder!

RUPERT: El monopolio del poder es una amenaza para la libertad. Degrada y hace víctima al individuo. ¿Y dónde está el individuo?

REY: No lo sé, te lo juro.

RUPERT: Está sumido en el terror porque se le enseña a odiar en vez de enseñarle a amar. Si queremos que la civilización sobreviva, hay que combatir el poder hasta lograr restablecer la paz y la dignidad del hombre.

.

Fanático

La belleza no es para los humanos. Solo la puedes consumir empaquetada, aprobada por sanidad y tras pagar los impuestos del 18%.

 

Michael Ende

El espejo en el espejo

Mi existencia es incompresible y ridícula. Pero nunca estuvo a mi alcance poder elegir otra. Uno no deja de ser quien es. La libertad existe siempre sólo en el futuro. En el pasado ya no se puede encontrar. Nadie puede escoger otro pasado. Todo lo que sucede tenía que suceder como sucedió. A posteriori todo es inevitable, a priori nada. Lo único que importa es despertar del sueño. A pesar de todo, corremos detrás de la libertad, no podemos hacer otra cosa, pero la libertad camina siempre un paso por delante como un espejismo, existe siempre en el próximo instante, siempre en el futuro. Y el futuro es oscuro, una pared negra, impenetrable ante nuestros ojos. No, pasa entre nuestros dos ojos, a través de la cabeza. Estamos ciegos. Cegados por el futuro. No vemos nunca lo que está ante nosotros, nunca el próximo segundo, hasta que nos rompemos la nariz contra él. Vemos sólo lo que hemos visto ya. Es decir, nada.

..

A LA LIBERTAD SE LA VENCE CON ESTAS ARMAS

PRIMER BARROTE: EL MIEDO

Ofensas cotidianas

Perro. Cabreado. Colmillos.

Sí, ya sé que sucede habitualmente,

las injusticias

los atropellos

los abusos pequeños

contra los que tú no puedes

hacer nada

porque si protestas, exageras.

Sólo puedes encresparte

solo.

Sabes que tienes razón

es un brote

sólo un brote

poca cosa

pero tú sabes

que en otro momento

se manifestará

aparatoso, jactancioso,

fanfarrón, petulante.

Temes.

Es lo que tienen los momentos del revés

son como pequeños granos de arena

que salpican pican las partes

más visibles de tu identidad

y contra los que no puedes hacer nada.

Sólo puedes

dar vía libre a tu ira

solo.

Ser la ola diosa de una tempestad

o el aire espiral de un torbellino

cicatrizar tu ceño vasto

obligar al que está cerca a que pregunte

¿qué te pasa?

o, si es inteligente

a no decir nada,

como tú.

Callar.

Y esperar.

Después, los ofensores y los atropellados

y los amigos de ambos

verán la pústula del día

reventar

para creer,

mientras recogemos el pus,

que aquí no ha pasado nada

que somos mejores que ayer.

Xisco Fuster

.

Tengo miedo

 

..

2 – SEGUNDO BARROTE: LA IGNORANCIA

La ignorancia es la felicidad, la carne

.

3 – TERCER BARROTE: EL EGOCENTRISMO

 

4 – CUARTO BARROTE: LA CODICIA

Oro es portarse bien

 

Discurso de “El gran dictador”

Obsérvese, de nuevo, que el sistema no ha envejecido nada.

 

Cadáver exquisito

Lo conseguimos otra vez. En agosto, con el calor llenándonos la boca de aire por arte de magia (para expulsarlo en un poderoso soplido y creer que somos más poderosos que él), el pequeño gran publico de Locos (y esta vez dicho en el sentido lunático, también), nos dejamos llevar por el influjo de la inspiración.

Para la libertad… sangro lucho pervivo la libertad es un anhelo constante es poder decir “no” y darse el permiso para cambiar de posición. Por la libertad… de ser un perroflauta recorriendo caminos sin rendirse hasta encontrar la verdad, nuestra verdad, vívela, mierda, mierda, mierda.

.

¿Se ha conseguido algo con la “Spanish revolution”?

.

Otro niño cantando… ¡Libertad!

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

.

.

Los Locos de la Luna es un programa

 

presentado por Xisco Fuster

 

 

Addenda

Luis Cernuda

Unos cuerpos son como flores

Unos cuerpos son como flores,

otros como puñales,

otros como cintas de agua;

pero todos, temprano o tarde,

serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden,

convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.

Pero el hombre se agita en todas direcciones,

sueña con libertades, compite con el viento,

hasta que un día la quemadura se borra,

volviendo a ser piedra en el camino de nadie.

Yo, que no soy piedra, sino camino

que cruzan al pasar los pies desnudos,

muero de amor por todos ellos;

les doy mi cuerpo para que lo pisen,

aunque les lleve a una ambición o a una nube,

sin que ninguno comprenda

que ambiciones o nubes

no valen un amor que se entrega.

.

Octavio Paz

Libertad bajo palabra

Allá, donde los caminos se borran, donde acaba el silencio, invento la desesperación, la mente que me concibe, la mano que me dibuja, el ojo que me descubre. Invento al amigo que me inventa, mi semejante; y a la mujer, mi contrario: torre que corono de banderas, muralla que escalan mis espumas, ciudad devastada que renace lentamente bajo la dominación de mis ojos.

Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra, libertad que se inventa y me inventa cada día.

.

Pedro Calderón de la Barca

La vida es sueño

¡Ay mísero de mí, y ay infelice!

Apurar, cielos, pretendo,

ya que me tratáis así,

qué delito cometí

contra vosotros naciendo.

Aunque si nací, ya entiendo

qué delito he cometido;

bastante causa ha tenido

vuestra justicia y rigor,

pues el delito mayor

del hombre es haber nacido.

Sólo quisiera saber

para apurar mis desvelos

-dejando a una parte, cielos,

el delito del nacer-,

¿qué más os pude ofender,

para castigarme más?

¿No nacieron los demás?

Pues si los demás nacieron,

¿qué privilegios tuvieron

que no yo gocé jamás?

Nace el ave, y con las galas

que le dan belleza suma,

apenas es flor de pluma,

o ramillete con alas,

cuando las etéreas salas

corta con velocidad,

negándose a la piedad

del nido que dejan en calma;

¿y teniendo yo más alma,

tengo menos libertad?

Nace el bruto, y con la piel

que dibujan manchas bellas,

apenas signo es de estrellas

-gracias al docto pincel-,

cuando, atrevido y cruel,

la humana necesidad

le enseña a tener crueldad,

monstruo de su laberinto;

¿y yo, con mejor instinto,

tengo menos libertad?

Nace el pez, que no respira,

aborto de ovas y lamas,

y apenas bajel de escamas

sobre las ondas se mira,

cuando a todas partes gira,

midiendo la inmensidad

de tanta capacidad

como le da el centro frío;

¿y yo, con más albedrío,

tengo menos libertad?

Nace el arroyo, culebra

que entre flores se desata,

y apenas sierpe de plata,

entre las flores se quiebra,

cuando músico celebra

de las flores la piedad

que le dan la majestad

del campo abierto a su huída;

¿y teniendo yo más vida,

tengo menos libertad?

En llegando a esta pasión,

un volcán, un Etna hecho,

quisiera sacar del pecho

pedazos del corazón.

¿Qué ley, justicia o razón

negar a los hombres sabe

privilegios tan suave

excepción tan principal,

que Dios le ha dado a un cristal,

a un pez, a un bruto y a un ave?

.

Dalton Trumbo

Johnny cogió su fusil

No existe nada noble al morir. Ni siquiera cuando mueres por honor. Ni siquiera cuando mueres como el mayor héroe que el mundo haya visto. Ni siquiera cuando eres tan grande que tu nombre nunca será olvidado y quién es así de grande? Lo más importante es su vida muchachos. Ustedes no son nada muertos, excepto para los discursos. No los dejen burlarse más. No pongan atención cuando les den palmadas en los hombros y les digan, ven con nosotros tenemos que pelear por la libertad o cualquier palabra que usen, porque siempre hay una palabra.

Sólo digan, señor lo siento, no tengo tiempo para morir, estoy muy ocupado y después den la vuelta y corran como si el diablo los siguiera. Si ellos dicen cobarde, no presten atención, porque su trabajo es vivir y no morir. Si ellos hablan sobre morir por los ideales que son más grandes que la vida, ustedes le contestan, señor usted es un mentiroso. Nada es más grande que la vida. No hay nada noble en la muerte. Qué hay de noble en yacer en la tierra y pudrirse. Qué hay de noble en no volver a ver la luz del sol. Qué hay de noble en que te vuelen las piernas y los brazos. Qué hay de noble en ser un idiota. Qué hay de noble en ser ciego y sordo e ignorante. Qué hay de noble en estar muerto. Porque cuando esté muerto señor todo se habrá acabado. Ese es el fin. Será menos que un perro, menos que una rata, menos que una abeja, que una araña, que un gusano blanco arrastrándose en un depósito de estiércol.

Usted está muerto señor y murió por nada.

Usted está muerto señor. Muerto.

.

Ayn Rand

Himno

YO soy. YO pienso. Yo lo deseo.

Mis manos… Mi espíritu… Mi cielo… Mi bosque… Esta tierra mía…

¿Qué debo decir aparte? Estas son las palabras y esta la respuesta.

YO estoy parado aquí, en la cumbre de la montaña.

YO levanto mi cabeza y YO extiendo mis brazos. Estos, mi cuerpo y espíritu , éste es el fin de mi búsqueda.

YO deseé saber el significado de las cosas. YO soy el significado. YO deseé encontrar un motivo para existir.

YO no necesito un motivo para existir ni una sanción para mi existencia.

Son mis ojos que ven, y es la vista de mis ojos que otorga belleza a la tierra.

Son mis oídos que oyen y es la función de mis oídos que da su canción al mundo.

Es mi mente que piensa y el juicio de mi mente es el único faro que puede encontrar la verdad.

Es mi voluntad que elige, y la elección de mi voluntad es el único edicto que debo respetar.

Muchas palabras se me han otorgado y algunas son falsas pero tres son sagradas: “YO lo deseo”.

Cualquiera que sea la ruta que YO tome, la estrella guía esta dentro de mí;

La estrella guía y la brújula que indica el camino apuntan a una sola dirección. Apuntan hacia mí.

YO no sé si esta tierra que me paro es el centro del universo o si es sólo una mota de polvo perdida en la eternidad. YO no lo sé ni me preocupa. Porque YO sé que la felicidad es posible en esta tierra Y mi felicidad no necesita un objetivo superior para justificarse. Mi felicidad no es objetivo para fin alguno. Es el fin. Es su propio objetivo. Es su propio propósito.

Tampoco soy el medio para fin alguno que otros deseen conseguir.

No soy una herramienta para su uso. No soy un sirviente para sus necesidades.

No soy una venda para sus heridas. No soy un sacrificio en sus altares.

YO soy un ser humano. Este milagro del YO es mío para poseer y conservar y mío para guardar y mío para usar y mío para arrodillarme.

YO no rindo mis tesoros ni los comparto. La fortuna de mi espíritu no es para ser compartida en monedas de bronce y arrojada a los vientos como limosna para los pobres de espíritu. YO guardo mis tesoros: mi pensamiento, mi voluntad, mi libertad. Y el más grande de éstos es mi libertad.

Nada debo a mis hermanos y no pretendo deudas de ellos. A nadie pido que viva por mi ni vivo para otros.

YO no deseo el alma de individuo alguno ni es mi alma para que ellos la deseen.

YO no soy enemigo ni amigo de mis hermanos sino como cada uno lo merezcan de mi.

Y para merecer mi amor, mis hermanos deben hacer mas que haber nacido.

YO no otorgo mi amor sin razón ni a cualquiera que pase y desee pretenderlo.

YO honro a los seres humanos con amor. Pero tal honor es algo que debe ser merecido.

YO elegiré amigos entre los hombres pero no esclavos y amos. Y YO los elegiré sólo como me plazca. Y YO los amaré y respetaré pero no les ordenaré ni les obedeceré.

.

Lin Yutang

La importancia de vivir

He aquí las cosas que me harían feliz. No deseo otras. Quiero un cuarto propio donde poder trabajar. Un cuarto ni particularmente limpio ni ordenado… sino confortable, íntimo y familiar. Con una atmósfera llena de humo y el olor de viejos volúmenes y de incontables olores… Quiero trajes decentes que haya usado por algún tiempo y un par de zapatos viejos. Quiero una ducha en verano y un buen fuego con leños en invierno. Quiero un hogar donde poder ser yo mismo. Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades, las matrimoniales y las demás; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías. Quiero una buena cocinera que sepa hacer sopas deliciosas y un viejo sirviente que piense que yo soy un gran hombre, pero no sepa en qué reside mi grandeza. Quiero una buena biblioteca, buenos cigarros y una mujer que me comprenda y me deje libertad para hacer mi trabajo. Quiero libertad para ser yo mismo.

.

Julio Cortázar

Ceremonias

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanando en su sillón favorito, de espaldas a la puerta de lo que hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi enseguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente resteñaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contras su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir.

.

.

Anuncios

Un comentario »

  1. Xisco gracias por las poesías, sobre todo la de Calderón de la Barca, y por los vídeos tan bonitos unos, y otros tan interesantes
    y tan a propósito para cada programa que organizas, yo siempre
    me pregunto ¿de dónde los sacará? El blog tiene unos vídeos y
    literatura tan buena, que para mí entrar en él es todo un aliciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s