Programa 14: Mundo loco

Estándar

Los griegos llamaban a los poetas locos o enfermos divinos. Desde la Antigüedad el ser humano ya diferenciaba a aquellos que se rebelaban contra las costumbres de los que las acataban sin preguntarse ni tan solo ¿existo?, ¿soy?, ¿quién soy?, ¿qué hago aquí? Quizá por ello deberíamos saludar con preferencia a los poetas y, tras ellos a los novelistas, pues sin ellos este mundo se habría vuelto tan absolutamente anodino como preconizaba George Orwell en su obra «1984».

La mayoría de los artistas que ha pasado a la Historia ha sufrido alguna de las dos principales enfermedades anímicas: la depresión o la manía depresiva. Si bien los primeros son víctimas de más o menos intensos periodos de melancolía, los segundos son esos otros que oscilan entre un estado depresivo y el hiperactivo salpicado a veces de una contagiosa euforia (trastorno bipolar).

Según Freud, la literatura es una forma organizada de delirio.

Sigmund Freud

Psiges literarias, pintoras o musicales afectadas por la intransigencia al borreguismo ( la locura no es más que la rebelión contra lo prestablecido) son: Sylvia Plath, Hemingway, Virginia Woolf, Dickinson, Poe, Melville, Emerson, Dickens, Faulkner, Tolstoy, Gaugin, Michelangelo, Van Gogh, Rachmaninoff, Schumann o Tchaikovsky.

En 1983, la Universidad de California estudió a medio centenar de artistas y escritores británicos. Observó que un 38% de ellos había seguido un tratamiento por depresión.

¿Es acaso la expresión artística un éxodo de la tristeza?

Los que aprecian la locura, lectores, visitantes a Museos de Arte o asistentes a conciertos de música, lo hacen para sentirse partícipes de esta floración anímica, siempre tan reconfortante cuando nos la dosifican en cucharaditas colmadas a la medida de nuestra boca. El estudio de la Universidad de California reveló que la mitad de los poetas había requerido hospitalización o medicación en algún momento de su vida. Destacó, asimismo, que los biógrafos, que no precisan de la creatividad como arma constructiva en el mundo concerniente a su escritura, no suelen mostrar padecimiento en su estado de ánimo.

A ver, si la locura es reprimir la conciencia para dejar que en la mente broten flores o yemas de hierba, no puede uno crear dedicando la vida a fertilizar las costumbres porque sí. Esto se hace así porque siempre se ha hecho así. ¡Ja! ¡Hasta las piedras evolucionan con el paso de los años!

¿Qué sería de Alicia si le hubieran tapiado el agujero?

.

Locos en la radio 

]

 John Berger. «King»

Todos en Saint Valéry necesitan algún tipo de locura para recobrar el equilibrio tras el naufragio. Yo, por ejemplo, creo que soy un perro.

.

César Ribba canta y recita Balada

para un loco, de Piazzola

.

.

El loco mundo de Betina Durruty

.

Este loco mundo de ambiciones, de rencores, donde todos somos jueces y verdugos, donde se confunden policías y ladrones.

Este loco mundo vanidoso y arrogante, que innecesariamente cargo mi mochila de sueños e ilusiones.

Este loco mundo donde cada día nace y muere alguien, donde se entrelazan el eco de la risa y el llanto, donde duelen las verdades.

Este loco mundo de miserias y mentiras, donde se vende al mejor postor la dignidad.

Este mundo tuyo y mío.

Este loco mundo, loco y nuestro. 

Betina Durruty

. 

El principito

 Un escritor, como Saint Exupery en el caso que nos ocupa ahora, debe participar del delirio y de la sabiduría al mismo tiempo. Deténte a observar la tremenda cantidad de mensajes en esta escena de la película dirigida por Stanley Donen en 1974..

“Los Locos de la Luna”

La literatura nace del aburrimiento de la civilización, es la macetita con flores en el balcón de nuestro décimo piso. Para escribir es imprescindible una lucidez y un control enormes, porque los escritores estamos creando un jardín con flores cuya belleza es más volátil que las estaciones, con hojas que nacen hermosas y mueren en invierno. Debemos controlar la sed del lector, y ofrecerle el olor de la lavanda si le ensuciamos la cara o de la menta si le hemos conducido a la inapetencia. La locura del escritor requiere una detallada arquitectura del mensaje, imprescindible para comunicar no solo ideas, sino sobre todo sensaciones que se multipliquen en la mente del lector.

Xisco Fuster 

.

Vals del Poeta loco e Ibargüengoitia

.Te proponemos que le des al play en el vídeo de aquí abajo y que, mientras tanto, leas el fragmento de Ideas en venta, de Jorge Ibargüengoitia, reproducido más abajo.

.

.

Es excéntrico, por ejemplo, el señor que un día descubre, gracias a algún razonamiento bastante complicado, que la habitación ideal debe ser hexagonal, y construye una casa de acuerdo con este principio, y vive en ella explicándole a los visitantes las virtudes de su figura geométrica predilecta. Un individuo que invente una casa hexagonal, pero no la construya, o que una vez construida no la habite, es un excéntrico manqué. Otra cualidad indispensable del excéntrico es que el resultado de sus locuras debe ser inofensivo para los demás. El único perjudicado debe ser él mismo. El único excéntrico que he conocido -y reconocido como tal- era un tío político mío. Uno de los hombres más listos y más industriosos que he conocido. La profesión más antigua que yo le conocí fue la de administrador de una fundición; cuando se aburrió puso una fundición artística -todo esto en un pueblo en donde no había ni un solo escultor-; cuando cerró la fundición puso una planta avícola en la sala de su casa -en su buró había un nido de palomas mensajeras-; después abrió una fábrica de licores e inventó una crema, muy parecida al chartreuse, que se llamaba crema Vergine; después compró un caserón y pasó varios años reformándolo -él solo, sin ayuda de albañil- y cuando terminó la alberca, otro tío mío me dijo:

-¿Tú crees que va a llenarla con agua de la llave? Nada de eso. Va a comprar un tanque de oxígeno y dos de hidrógeno y va a producir su propia agua.

Y aquí hemos llegado a otra característica de los excéntricos, que consiste en una capacidad fuera de lo común para inspirar leyendas. Un excéntrico rodeado de malos observadores o de gente que lo considera normal está perdido.

.

Manu Navarro y el mundo loco.

 Mundo loco

loco mundo

este mundo es caprichoso

crisis, guerras por petróleo

ceniceros en el paro

locos, gordos, flacos, bajos

cuerdos, dioses y panfletos

abogados del diablo

partidarios de familia

separados o casados

cuenta cuentos, pesimistas

culturistas, feministas

machistas Sedentarios

PÁSAME DESPUÉS UN TRAGO…

Vagabundos, millonarios

calaveras, flores secas

viudas tristes, zalameras

columnistas, presidiario.

Mundo loco

loco mundo

este mundo es caprichoso

deportistas, encargados

funcionarios y parados

triunfadores, fracasados

anarquistas, jorobados

anacletos y cantantes

piensa luego en registrarte.

Maleteros y dentistas

soplagaitas, antenistas

gente sana, perturbados

ANIQUILO AL VECINDARIO

Alguaciles y diretes

tengo un tío en Albacete

mundo loco y viceversa

loco mundo a hacer puñetas…

Manu Navarro

. 

Lewis Carroll y el conejo.

Aclaración lingüística: Conejo en latín se escribe cunis. Se dice que los romanos en lugar de decir cum nobis (“con nosotros”), cambiaban el orden decían nobiscum, para que no se llegara a interpretar: cunnu vis? (¿quieres “(malsonante) parte externa del aparato genital de la hembra”?)

Obsérvese en este fragmento de Alicia en el País de las Maravillas, del libro original, no extraído del horripilante guión de la película de Tim Burton (cinta llena de efectos especiales, un magnífico maquillaje, un vestuario y una fotografía maravillosas pero con un texto que vayamos alerta con que Carroll vaya a levantarse de su tumba para despedazarlo a tijeretazos) cómo la arquitectura del escritor se viste de niña para deslumbrar al lector:

-¡Qué sensación más extraña! -dijo Alicia-. Me debo de estar encogiendo como un telescopio.

Y así era, en efecto: ahora medía sólo veinticinco centímetros, y su cara se había iluminado de alegría al pensar que tenía la talla adecuada para pasar por la puertecita y meterse en el maravilloso jardín. Primero, no obstante, esperó unos minutos para ver si seguía todavía disminuyendo de tamaño, y esta posibilidad la puso un poco nerviosa. «No vaya consumirme del todo, como una vela», se dijo para sus adentros. «¿Qué sería de mí entonces?» E intentó imaginar qué ocurría con la llama de una vela, cuando la vela estaba apagada, pues no podía recordar haber visto nunca una cosa así.

Lewis Carroll

.

Carlos Herrera y sus Cogitaciones.

A Carlos se le ocurre escribir un poema múltiple. Consta de once granos rojos que leemos entre todos, uno detrás de otro. Ve la presentación de Carlos y las lecturas de Chela, Adri y una espontánea arrojada. 

.

5 hombres bala tocan las campanas 

¿Este vídeo es acaso literatura, poesía, arte o cine, escultura o una simple chorrada para ir curvando los labios antes de la aparición de nuestro hombre sarcástico? 

.

La intervención del hombre sarcástico:

Fernando García

Si el mundo no estuviera loco, tal vez no estaríamos ahora aquí. Lo primero que deberíamos saber es lo que se entiende por locura. Existe una locura inútil, como el que inventó el condón de ganchillo. También existe la compresa con alas que lleva incorporado un tren de aterrizaje. O las señoras que le ponen chubasquero a su perro.

 Existe la locura verdadera, como la del poeta Panero, que se dedicaba a mojar los cruasanes en los charcos de París. Hay gente que oye voces aun con la radio apagada y que ve muertos sin necesidad de trabajar en una funeraria. Esta locura da lugar a pocas bromas porque el sufrimiento que produce es real.

También existen los denominados frikis. Esta gente no está loca, simplemente pone el foco sobre un aspecto determinado de la realidad y todo lo demás carece de sentido para ella. El ejemplo más claro son los informáticos, que están tan acostumbrados a tratar con maquinas, que nos tratan a las personas como si también fuéramos maquinas. Bueno, sí, reconozco que soy un máquina, pero no le voy a contar mis intimidades a un informático. Dentro de los frikis tenemos varias razas: los frikis de Star Treck, los del fútbol, los testículos de Jehová, los frikis de bolera, el club de fans de Belén Esteban, los de derechas, izquierda y centro, sin olvidar los de centro derecha y centro izquierda. También son frikis los amantes del cine español, aunque eso lo encuadraría más en el apartado de perversiones, junto a la coprofagía, que traducido en castellano significa comerse el marrón. Están los frikis de las hierbas, que son esos perroflautas y melendis que dicen que la hierba mola mucho porque relaja, pero, paradójicamente, se ponen muy nerviositos cuando se pasan más de tres días sin pillar.

 Existe la locura del amor, aunque sigo sin tener muy claro si para enamorarse hay que estar loco o medio gilipollas.

Estamos también los locos de la luna. Es un supuesto de frikismo multidisciplinar que nos lleva a poner el foco en varios puntos a la vez para intentar tener una visión global de la realidad. A veces es peligroso, porque lo que empieza siendo una sana curiosidad intelectual, un deseo de comprender, se torna en hipertrofia y nos convierte en la caricatura de una persona despierta.

Al final estamos todos locos, pero es una locura conservadora, porque en el fondo buscamos lo previsible y el principio de incertidumbre se lo regalamos a los estudiosos de la física cuántica. Así, si le preguntas a un niño qué quiere ser de mayor, te dirá que astronauta porque son funcionarios del ministerio de defensa, o bombero porque así será funcionario del ayuntamiento. Si alguno te contesta que quiere ser futbolista, lo hará porque le gusta tocar las pelotas.

...

La canción de Don Quijote

En San Petersburgo, alrededor de la medianoche, una mujer canta el Quijote mientras baila frente a un libro de piedra. (El vídeo es largo; en la librería solo vemos la Tercera Parte, a partir del minuto 3 hasta el 3,38).

. 

Solsticio lunar con luna nueva en rojo, música de Debussy y un poemastro de Xisco Fuster 

Dale al play en el vídeo para leer el poemastro (más abajo)..

.

Carbón loco

Carbón hombre loco, Carbón

te lanzas sobre los placeres de la vida

y todos coinciden en llamarte por tu nombre, Carbón

Carbón, Carbón, Carbón,

con ardiente pasión,

pero tú oyes otra palabra que no es tu nombre.

Maldita sea, yo solo quiero vivir:

te lanzas sobre los placeres que sueñas

los duermes y los haces tuyos,

¡quiero vivir!,

te convences de que tu nombre arde en rojo encendido:

¡Carbón sí, me llamo Carbón! ¡Carbón!

Es el mensaje de tu sino, lo sabes:

besas a las damas, corres bajo sus faldas, les haces manar transparencias,

ellas te llaman Carbón, ¡ay Carbón, sigue Carbón!

Y sin embargo, tú oyes otro nombre,

en rojo encendido,

abrasando tu propia esencia.

.

En la historia del arte español, quizá un loco que loco además de salado no puede ser otro que…

.

Pila Alcántara presenta su libro “Poesía y paisajes” 

 

La fuente y el rosal

Son la fuente y el rosal

de mi jardín la armonía

de mis ojos la alegría

de mis oídos el cantar

Son la fuente y el rosal

de mi gusto el sabor

de mi olfato el olor

de mis manos el anhelar

Son la fuente y el rosal

de mi mente la melodía

de mi corazón alma mía

de mi vida el soñar.

.

Mundo loco

Una noticia tan bien relatada que parece un cuento digno del mejor autor de ciencia ficción.

..

El cadáver exquisito del público de

los Locos de la Luna 

Lo más maravilloso de un público en cualquier acto es que participe. Un concierto de los Beatles sin la muchedumbre deshecha en gritos, un público hastiado de escuchar al solista en un concierto de onanistas, una bala perdida, un suspiro nostálgico… El público de los Locos de la Luna escribe su palabra y se comunica entre sí y con el mundo, originalmente o desvelando su condición de borrego… Hay de todo, en el espacio y en el tiempo; ¿acaso tú no sigues los dictados de la manada todos los días?

¡Ay!

Loco soy ¿pero lo soy?

Agua cristalina quiero beber un vaso

de leche cortada por la mitad

totalidad o no

lassitud d’un cor buit;

o lleno yo soy dios.

No eres Dios, Dios va con mayúscula. No me gustan las mayúsculas. No me gusta Dios, adoro lo terrenal,

lo terrenal, lo terrenal, pienso en lo terrenal.

¡Xisco Fuster, me vuelves loca!

loca, loca, loca,

y me encanta.

Canta, canta pajarillo

que salió el día

y enloquece con ganas

esta locura divina

un suspiro de alivio postcoital

en total da igual, no hay cristal

sí hay

Si hay ganas, todo va bien.

Y si hay sed bueno es beber.

Si bebes, haz como Stevie, ¡no conduzcas!

.

Pep Lluis glosa la velada de los Locos.

Es un glosador de locos

.

Nos despedimos con Deliria.

.

Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad.

Helen Rowland (1875-1950) Periodista y humorista estadounidense.

.

Los Locos de la Luna es un programa

presentado por Xisco Fuster

.

 

Addenda

 

Monta tu propio país.

Clica sobre la imagen para acceder a la página del periódico EL PAÍS

.

El Quijote más grande de la historia

Presentación en youtube a cargo de Víctor García de la Concha (director de la RAE hasta diciembre de 2010) de un nuevo proyecto basado en la la primera de las novelas modernas de la Historia.

Escena del Don Quijote de la Mancha, Sancho Panza y los molinos

.

Víctor Jara

Somos cinco mil

Somos cinco mil

en esta pequeña parte de la ciudad.

Somos cinco mil

¿Cuántos seremos en total

en las ciudades y en todo el país?

Solo aquí

diez mil manos siembran

y hacen andar las fábricas.

¡Cuánta humanidad

con hambre, frío, pánico, dolor,

presión moral, terror y locura!

.

Evelyn Waugh

Retorno a Brideshead

Me sentí como el marido que, después de cuatro años de matrimonio, se da cuenta de repente de que ya no siente deseo, ternura ni aprecio por la mujer que una vez amó; ningún placer en su compañía, ningún interés en gustarle, ninguna curiosidad por nada que ella pudiera hacer, decir o pensar; ninguna esperanza de que las cosas se arreglaran, ningún sentimiento de culpa por el desastre. La conocí como se conoce a la mujer con la que se ha compartido la casa, un día sí y otro también, durante tres años y medio; conocí sus hábitos de desaliño, descubrí lo rutinario y mecánico de sus encantos, sus celos y su egoísmo. El encantamiento había terminado y ahora la veía como a una antipática desconocida con la que me había unido indisolublemente en un momento de locura.

.

H. P. Lovecraft

El Sabueso

Y la locura cabalga a lomos del viento…, garras y colmillos afilados en siglos de cadáveres…, la muerte es una bacanal de murciélagos procedentes de las ruinas de los templos enterrados en Belial… Ahora, a medida que oigo mejor el aullido de la descarnada monstruosidad y el maldito aleteo resuena cada vez más cercano, yo me hundo con mi revólver en el olvido, mi único refugio contra lo desconocido.

.

Thomas Mann

Lotte im Weimar

Detesto la locura, la aborrezco desde el fondo de mi alma, aborrezco a todos los genios desequilibrados, o semigenios; detesto todo emocionalismo, toda pose excéntrica. ¡Audacia y osadía, sí! La audacia es todo, es lo único indispensable; pero una audacia serena, decorosa, correcta, como envuelta en el suave terciopelo de la ironía. ¡He ahí lo que yo soy y lo que quiero ser!

.

Alejandra Pizarnik

Cantora nocturna

(de Extracción de la piedra de locura).

La que murió de su vestido azul está cantando.

Canta imbuida de muerte al sol de su ebriedad.

Adentro de su canción hay un vestido azul,

hay un caballo blanco, hay un corazón verde

tatuado con los ecos de los latidos de su corazón muerto.

Expuesta a todas las perdiciones,

ella canta junto a una niña extraviada

que es ella: su amuleto de la buena suerte.

Y a pesar de la niebla verde en los labios

y del frío gris en los ojos,

su voz corroe la distancia que se abre

entre la sed y la mano que busca el vaso.

Ella canta.

.

Maurice Blanchot

La locura de la luz

Había captado el instante a partir del cual la luz, habiendo tropezado con un acontecimiento verdadero, iba a apresurarse hacia su fin. Ya llega, me dije, el fin viene, algo sucede, el fin comienza. Estaba embargado por la alegría.

.

Roberto Bolaño

Amuleto

Tal vez fue la locura la que me impulsó a viajar. Puede que fuera la locura. Yo decía que había sido la cultura. Claro que la cultura a veces es la locura, o comprende la locura. Tal vez fue el desamor el que me impulsó a viajar. Tal vez fue un amor excesivo y desbordante. Tal vez fue la locura.

 

 Michel Foucault

Locura y civilización

El lenguaje último de la locura es el de la razón, pero envuelto en el prestigio de la imagen, limitado al espacio de la apariencia que la define, formando así los dos, fuera de la totalidad de las imágenes y de la universalidad del discurso, una organización singular, abusiva, cuya particularidad obstinada constituye la locura. A decir verdad ésta no se encuentra por completo en la imagen, que por sí misma no es verdadera ni falsa, ni razonable ni loca, tampoco está en el razonamiento que es forma simple, no revelando más que las figuras indudables de la lógica. Y sin embargo, la locura está en la una y en la otra. En una figura particular de su relación.

.

Rosalía de Castro

No subas tan alto, pensamiento loco,

que el que más alto sube más hondo cae,

ni puede el alma gozar del cielo

mientras que vive envuelta en la carne.

Por eso las grandes dichas de la tierra

tienen siempre por término grandes catástrofes.

.

Anuncios

»

    • Sí, pero no se puede pedir una revolución a un país que se ha acostumbrado a la pachorra de manera tan recalcitrante. Nos queda la poesía y la literatura para organizar los delirios, tal y como dice Freud. Ahora solo hay que conseguir que la gente se interese más por ellas.

  1. Llevas mas razón que un santo (como dicen por mi tierra)
    seguiré tu consejo al pie de la letra, pues ya me basta a mí
    con lo mío, aprovecharé la literatura solo como distracción
    y quizás así consiga tener algo bueno en esta vida. Gracias.

  2. Los momentos se estrecharon en mi poco espacio.
    Estuve sin estar y añoré todo, al menos ahora paseo por lo que fue. La voz de Xisco en mi quedó. Amo la locura del movimiento que crea y lucha. Saludos

      • Gracias a ti. Descubrir tu web de Vida Breve, cuentos… Removió en mí partes apagadas que empiezan a respirar, quieren vivir, tengo ilusiones reales.
        Por favor necesito tus letras, frases, vídeos, escritos… Me gusta como lo dices-haces.
        Tendré fuerza para saltar y llegar.
        Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s